24.01.2020. Gemma Pons, consultora Internacional en Gestión de Conflictos, mediadora y abogada, es socia fundadora del centro de mediación ‘Gestión Inteligente de Conflictos’. Su especialidad es el diseño de sistemas de gestión de conflictos para organizaciones públicas y privadas. “La mediación debería ir más allá del juzgado. Debemos empezar a hacer campañas de sensibilización para que sean las empresas u organizaciones las que nos confíen la mediación”, apunta Pons en la semana que se celebra el día internacional de la mediación.

 

PREGUNTA: ¿Por qué iniciar un procedimiento de mediación?

RESPUESTA: Para iniciar un procedimiento de mediación, normalmente se recurre a dos vías. La más conocida, es la mediación cuando ya está el caso judicializado. El futuro de nuestro colectivo está en conseguir que los casos de mediación nos lleguen antes de la interposición de la demanda, es decir en la extrajudicial. Además del principio de confidencialidad, las partes en el procedimiento de mediación encuentran una solución a su medida e intereses sin necesidad de que un tercero se la imponga.

 

¿La mediación sería una forma de desatascar los juzgados?

R. No debe ser el objetivo. La forma de desatascar los juzgados es que el Ministerio de Justicia ponga más medios económicos y personal, y que realice complementariamente campañas de sensibilización donde se ponga en valor la utilidad de la mediación. Es cierto que se pueden desatascar en ciertos casos, pero la clave es conseguir un cambio en la sensibilización ciudadana.

 

¿En qué casos?

R. La sociedad está muy sensibilizada actualmente con los casos de mediación familiar, ya que es un ámbito en el que se comenzó a legislar en 2001. Mi equipo gestiona casos de mediación en el ámbito civil, como procesos hipotecarios o desahucios, herencias y conflictos que surgen en las comunidades de propietarios; casos mercantiles, sobre todo en empresas familiares. Está empezando a funcionar muy bien la mediación en el ámbito contencioso administrativo, aunque en Galicia aún no ha llegado. Y también podría añadir la mediación restaurativa y penal, a la que durante los últimos años se le ha dado un impulso institucional.

 

En Galicia, el 92,4% son empresas familiares, ¿existen muchos conflictos en este ámbito?

Los conflictos que solemos trabajar en las empresas familiares suelen tener la misma raíz: la sucesión de la empresa, conflictos entre socios por divergencias en la gestión, decisiones respecto del nivel de endeudamiento, préstamos-avales… En la lucha intergeneracional por el control de la empresa también aparecen muchos conflictos, además de la incorporación o no de la familia política, reparto de puestos/funciones y retribución de los mismos, la jubilación del fundador, la gestión del patrimonio de la empresa y el patrimonio familiar… Nuestra función es abordar todas estas cuestiones de forma preventiva, antes de que aparezcan los conflictos y así con el consenso de la familia establecer el protocolo familiar.

 

¿Dónde ponemos entonces el foco?

 El foco hay que ponerlo siempre en la prevención. Un buen símil podría ser la prevención de riesgos laborales. Hace unos años, no se le daba apenas importancia y sólo hay que ver dónde está ahora en la agenda de las empresas. Con los conflictos se debería empezar a sensibilizar, no sólo a la empresa familiar sino también a las grandes corporaciones, de la utilidad de implementar estas herramientas en la gestión pacífica de los conflictos.

 

En 2018 se aprueba el Anteproyecto de Ley de Impulso de la Mediación que pretende el asentamiento definitivo de este instrumento alternativo a los juzgados para la resolución de los conflictos más habituales en el ámbito civil. ¿Se ha avanzado en este sentido?

Mediadores, procuradores y abogados deben ser conscientes de que se está moviendo la mediación al nivel organizacional. Cada vez más empresas están apostando por implementar los sistemas de mediación que buscan a terceros para gestionar los conflictos. Tras 20 años, no ha sido fácil, pero nosotros trabajamos exclusivamente con este fin. La mediación debería ir más allá del juzgado. Los profesionales liberales no deberíamos obsesionarnos con la mediación intrajudicial, sino empezar a hacer campañas de sensibilización para que sean las empresas u organizaciones las que nos confíen la mediación.

 

¿Cuál es la situación de la mediación intrajudicial?

 Hay un aspecto preocupante en las comunidades autónomas que no cuentan con delegación de competencias en Justicia. En estas comunidades tienen graves problemas para que los abogados y procuradores cobren el turno de oficio. Mientras estos operadores no cobren en tiempo y forma sus honorarios resulta difícil plantear que la mediación tenga un espacio adecuado en el sistema judicial. Existe una jerarquía y hay que respetar el orden. Si no existe presupuesto no tiene sentido introducir un nuevo colectivo, los mediadores y la financiación pública de los honorarios del mediador para los beneficiarios de justica gratuita, en este sentido debemos ser realistas.

 

¿Podrían los mediadores y procuradores ser agentes aliados?

 El mediador tiene un rol distinto al del letrado y el procurador. No se concibe la mediación intrajudicial sin una cooperación y respeto al trabajo de ambos. Letrado y procurador son las personas legitimadas por el cliente. La clave está en la transparencia, y estipular de forma precisa el trabajo que va a hacer el mediador, con un respeto máximo al rol de cada operador jurídico que interviene en el proceso.

 

Además, ejerces la abogacía, ¿cómo valoras la figura del procurador dentro del sistema judicial?

 La destreza más destacable de la figura del procurador es la escucha activa. Al principio del proceso de mediación es fundamental intentar entender el conflicto. Los procuradores tienen un don natural para aplicar esta técnica. Los procuradores tienen dos grandes habilidades mediadoras: la escucha activa y la reformulación asertiva, ambas las utilizan con mucha pericia.

 

¿En qué posición se encuentra la mediación en Galicia?

 En Pontevedra los Juzgados que ofrecen mediación familiar intrajudicial y que aparecen en la web oficial del CGPJ son los Juzgados de: Marín (1ª instancia e instrucción número 1 y 2), Redondela 1ª instancia e instrucción número 2), Pontevedra (1ª instancia número 5), Caldas de Reis (1ª instancia e instrucción número 1 y 2) y Vigo (1ª instancia número 5 y 12). Asimismo, ofrece mediación en al ámbito civil el Juzgado de primera instancia nº 11 de Vigo. Existen 9 juzgados sólo en Pontevedra con un convenio firmado, lo que es esperanzador. Extrajudicialmente, deberíamos buscar alianzas con consejeros delegados y responsables de recursos humanos sean conscientes del valor de resolver sus conflictos antes de que lleguen a la vía judicial. En cuanto a la mediación intrajudicial, es necesario que los mediadores respeten con máxima diligencia y rigor el trabajo de los letrados y procuradores, se ganen su confianza y articulen protocolos eficaces de intervención.

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

©2020 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?