11.11.2021. José Ramón Curbera (Vigo, 1967) se colegió como procurador en 1996 y lleva trabajando desde entonces. Echando la vista atrás, cree que el ejercicio de la procura ha cambiado mucho y le augura un futuro poco halagüeño: “Si los procuradores no asumimos más funciones, la profesión desaparecerá” afirma. Por eso trabaja incansablemente desde la junta directiva del Colegio de Procuradores de Vigo y el Consello Galego de Procuradores para mejorar la situación.

José Ramón empezó a trabajar como procurador después de haber ejercido un año como abogado, por recomendación del que entonces era su jefe y buscando otra salida laboral a sus estudios de derecho. “Cuando me colegié ni sabía lo que era ser procurador. Y eso que entonces tenías que pagar el equivalente a 3000 € de hoy para poder empezar ejercer-actualmente son 50 €-. Pero las perspectivas profesionales eran mejores que como abogado, así que empecé las prácticas y me fue gustando” explica el procurador.

Recuerda con cierta nostalgia los primeros años “cuando tenía que patearme los juzgados y pasar por todas las salas de vista en busca de las notificaciones ¡que estaban escritas en un encerado!”. Precisamente eso es parte de lo que más le atrae de su profesión: “Soy una persona activa y me gusta el contacto con los compañeros y funcionarios, con la gente en general. Estar delante del ordenador descargando Lexnet o sentencias y haciendo las funciones más administrativas no me aporta, porque para eso no hace falta tener un título ni saber derecho, lo podría hacer cualquier persona” cuenta Curbera.

Por eso reconoce que algunas de las funciones actuales de los procuradores no le agradan tanto. Cree que la profesión ha evolucionado mucho, pero no necesariamente para mejor: “Nos estamos convirtiendo en administrativos y cada día somos más prescindibles”. Sostiene que algunos cambios de los últimos años, como la implementación de Lexnet, la pérdida de la territorialidad o la nueva ley de acceso a la profesión, aprobada en octubre de este año, les ha ido quitando funciones y “todo lo que se ha convertido en telemático nos perjudica porque ya no hacemos falta”.

En este contexto tiene clara la solución: “Los procuradores debemos asumir nuevas funciones, sobre todo en ejecución. Potenciar la figura del procurador ejecutivo, tal como se hizo en Portugal y otros países, es el camino. Y es lo que estamos luchando desde el Colegio de Procuradores de Vigo. O nos dotamos de más funciones o no nos veo futuro”.

Eso explica por qué Curbera es miembro de la junta directiva del Colegio de Procuradores de Vigo, desde hace tanto tiempo que ni lo recuerda exactamente. Siempre como secretario y bajo el mandato de tres decanos diferente. Además, es vocal del Consello Galego de Procuradores. Su principal motivación en estos cargos es solucionar problemas y ayudar a los compañeros y a la profesión. Y así lo resume: “El proyecto de la actual junta me interesó mucho: darle una vuelta al colegio, intentar hacer cosas nuevas, potenciar la figura del procurador y luchar por la profesión”. Pero afirma que ya son muchos años y esta etapa está a punto de cerrase: “Después de esta junta, lo dejo”. No sin antes hacer su último esfuerzo para contribuir a la mejora de la procura.

©2021 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

    Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

    ¿Olvidó sus datos?