08.01.2020.  José Manuel A. Regueiro, actual delegado de participación ciudadana de la comisaría de Vigo y Redondela y ex inspector Jefe de la unidad de Asistencia a la Familia y a la Mujer, analiza los cambios en el tipo de casos de violencia y el perfil de la víctima en los últimos años en la ciudad de Vigo en el marco de la iniciativa para la formación en materia de igualdad y violencia de género a procuradores y procuradoras.   Regueiro fue uno de los ponentes de las jornadas de formación en materia de igualdad y violencia de género celebradas en Vigo el 21 y 28 de noviembre de 2019.  “La tendencia es fomentar la violencia psicológica a través de las redes sociales”, señala el delegado.

 

 ¿Las redes sociales son una nueva forma de ejercer la violencia?

 Respuesta. El control que ejercen los agresores a través de las redes sociales cada vez es mayor. Antes de facilitar datos personales o imágenes a cualquier persona desconocida a través de las redes sociales, pensemos 3, 4 o 5 veces si lo que enviamos nos puede perjudicar, o puede convertirse en un elemento con el que puedan ejercer esa violencia en el futuro.

 

¿Cómo cambió el escenario en estos últimos diez años? 

Mucho. Hoy en día nos llegan denuncias de niños de 8, 9 o 10 años que tienen acceso a las redes sociales sin un control paterno. La dificultad que tenemos a la hora de educar a los jóvenes es precisamente que no son capaces de gestionar el exceso de información. Pero no hablamos solo de menores. Hay muchos adultos dependientes de estas tecnologías que incurren o son víctimas de delitos como sexting, sextorsión, grumming (captación de menores por parte de adultos para mantener relaciones sexuales) suplantación de identidad, amenazas, ciberacoso… Todos los delitos se pueden llevar a cabo a través de una pantalla.

 

¿La justicia se está adaptando correctamente a este nuevo escenario? 

El lado positivo es que estas mismas herramientas nos ayudan a hacer investigaciones problemáticas, consiguiendo resolver muchos casos abiertos. La tecnología siempre va por delante, tenemos que ser realistas. Existe una brigada de delitos tecnológicos pero no tenemos los recursos humanos que deberíamos, aunque trabajamos diariamente para mejorar la situación. En Vigo contamos ya con el IZ, un coche policial equipado con la tecnología más avanzada a nivel mundial, y puede detectar cualquier delito en tiempo real.

 

¿En qué podería mejorar el proceso judicial actual desde la perspectiva asistencial? 

Tenemos que trabajar para que sea un proceso integral. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado no podemos actuar independientemente de la institución jurídica y de la administración pública. Cuando detectamos un caso de violencia de género el juzgado, los trabajadores y trabajadoras sociales y los gabinetes psicológicos ya están informados inmediatamente. La coordinación y cooperación de todas las instituciones es fundamental para que las víctimas se encuentren lo mejor posible dentro de su situación.

 

¿Qué objetivos queréis conseguir en 2020?

Uno de los objetivos de la Dirección General de Policía es facilitar más medios a las Unidades de Asistencia á Familia e á Muller (UFAM) y así minimizar  el riesgo de las víctimas.

 

Estas jornadas están dirigidas a los procuradores, ¿dónde se integran ellos?

Cuantos más agentes del proceso judicial reciban formación en este ámbito de la violencia de género, más repercusión positiva en todo el sistema. Existen tres pilares importantísimos: información, formación y respeto de cara al trabajo de los demás agentes que intervienen en este proceso.

 

¿Podría realizar una radiografía de la víctima de violencia de género en Vigo?

Es complicado, porque existen víctimas en todos los ámbitos sociales. Las personas más sensibles a padecer esta situación de violencia son las clases sociales más desprotegidas social y  económicamente, por lo menos son las que necesitan más ayuda de la Administración.

 

¿Hay cambios en el tipo de casos desde que la tecnología irrumpió en nuestras vidas?

En cuanto al tipo de casos, la tendencia es fomentar la violencia psicológica a través de las redes sociales. Se nota un aumento en el perfil de víctimas de entre 17 e 20 años, cuando hace una década estadísticamente la mayoría de casos correspondían a un perfil de mujeres de entre 25 y 40 años. Por todo esto, existe un plan director en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado con acción en los colegios para concienciar a menores y padres sobre el acceso sin control a las redes sociales, fuente principal de los casos de violencia de género en la actualidad. Nosotros, los policías, somos parte de la solución, pero la única forma de erradicar esta lacra social es mediante la concienciación de la sociedad en su conjunto.

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

©2020 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?