14.02.2020. Mercedes de Miguel decidió abrir su despacho en O Porriño hace casi tres décadas, una vez que se trasladó junto a su marido desde la capital. Con un padre juez, y abuelo secretario judicial, el camino de Mercedes parecía claro. Aunque se decantó por la procura por su dinamismo, compagina su labor en los juzgados con su carrera de escritora. Su última novela ‘La extraña curación de Marta’ acaba de ver la luz hace unos días. Desde su dilatada experiencia, apunta a la atribución de nuevas competencias al colectivo de procuradores y a la reforma del régimen de notificaciones como posibles soluciones para agilizar el sistema judicial, ya que “una Justicia lenta no es Justicia”, apunta.

Atribuir nuevas competencias al colectivo de procuradores supondría no sólo una mayor cooperación con la Administración de Justicia y el alivio de su ingente carga de trabajo, sino que también redundaría en beneficio de los justiciables. “Los procuradores estamos suficientemente preparados y motivados para enfrentarnos a nuevas competencias que se nos vayan encomendando. Con nuestra intervención conseguiríamos una mayor celeridad, que es lo que debería perseguir la Justicia, porque la vieja máxima de que una Justicia lenta no es Justicia sigue vigente”, explica Mercedes.

 

La aspiración de hacer que el peso de las ejecuciones recaiga en el colectivo de procuradores es un deseo casi unánime.  De Miguel apunta una solución de tipo práctico para que esa colaboración de los procuradores en materia de ejecución sea realmente efectiva, y es el acceso inmediato al Punto Neutro Judicial. “Tan pronto se iniciase una demanda de ejecución, el procurador de la parte ejecutante quedase de oficio y automáticamente habilitado para su consulta, el acceso automático a la información patrimonial, sin necesidad de solicitar y obtener previamente la autorización del Letrado de la Administración de Justicia. Para llegar a esto que apunto, obviamente tendría que modificarse el programa informático a fin de que el alta fuese simultánea a la incoación”, cuenta la procuradora.

Una de las cuestiones que contribuyen a ralentizar la tramitación de un procedimiento es el régimen de notificaciones, que en opinión de Mercedes es “demasiado formalista”. Otra solución al atasco de la justicia, en su opinión, sería cambiar el protocolo en este sentido, ya que resulta muy costoso para el demandante tener que costear los gastos de una notificación formal de sentencia en los Diarios Oficiales de la Provincia o Comunidad Autónoma. “Si un ciudadano cambia de domicilio debería estar obligado a modificarlo en las Administraciones públicas inmediatamente. Si se dispone de una base de datos con todos los domicilios actualizados continuamente, la simple remisión de una segunda carta certificada al domicilio que conste de forma pública debería ser suficiente a todos los efectos legales, comenzando a computarse los plazos desde la fecha y sin necesidad de firmar el acuse. Por lo tanto, el que no lo haga, para burlar la acción de la justicia, a sus acreedores o por cualesquiera otros motivos, tendrá que ser consciente de que no le va a servir de nada hacerse el ilocalizable”, cuenta Mercedes.

Aún así, para la procuradora el principal problema que sufre la procura hoy en día es, además de los enormes gastos que conlleva el ejercicio de la profesión y la presión fiscal, el ejercicio de la Ley Ómnibus, que ha favorecido la creación de despachos profesionales que ofertan precios por debajo del arancel, estableciendo un cierto monopolio en el sector y desvirtuando la figura del procurador, caracterizado por su inmediatez y el gran conocimiento de la práctica judicial. “Probablemente para otros sectores resultase beneficioso, pero que en nuestro caso entiendo fue un tremendo error. Deberíamos volver a una territorialidad sensata y razonable, por ejemplo, provincial o del ámbito del Colegio de Procuradores al que se esté adscrito. No tiene razón de ser que un procurador con despacho en Vigo lleve asuntos en Madrid, Barcelona o Valladolid, ni a la inversa. Cuando surge un problema, se necesitan soluciones urgentes y esa actuación debe ser presencial”, apunta De Miguel.

 

Además de conocer a la perfección los partidos judiciales de O Porriño, Tui y Ponteareas, Mercedes cuenta con una gran trayectoria como escritora y artista, que compagina con su trabajo diario. En la década de los 80 llegó a componer el tema de La Honorable Sociedad sustituto de Patricia Kraus para Eurovisión 1987. Grabó también junto a Proyecto Bronwyn, cuyo cantante era Fernando Márquez, “el Zurdo”, autor de canciones tan emblemáticas de la movida viguesa como ‘Para ti’. Tras esta incursión en el mundo de la música, comenzó a escribir artículos para diversos medios mientras desarrollaba su carrera como novelista. A día de hoy, Mercedes cuenta con 9 novelas publicadas, la última ‘La extraña curación de Marta’, ha visto la luz hace unas semanas. “Me habría encantado vivir de la escritura, pero es muy difícil. Las editoriales se encuentran saturadas. Escribo al llegar a casa por la tarde, y me resulta fácil. Siempre encuentro inspiración en todo lo que me rodea, aunque no suelo hacer novela negra, me gusta más el punto de humor en mis libros, por lo que la inspiración no sale únicamente de los juzgados”, cuenta esta polifacética procuradora, que se encuentra en un periodo de descanso para coger impulso y continuar escribiendo entre notificación y notificación.

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

©2020 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?