22.06.2021. La preocupación social que evidencia Celso Emilio Ferreiro en su obra, también la mostró en su vida real. A lo largo de los 16 años que el poeta de Longa noite de pedra ejerció como procurador en Vigo manifestó una especial atención con las personas más desfavorecidas o que tenían un peor conocimiento de los trámites judiciales.

Celso Emilio frecuentaba el barrio de A Pedra y asesoraba desinteresadamente a muchas personas que vivían o trabajaban en esta zona del casco viejo de Vigo, especialmente a aquellos que en algún momento pudieran haber tenido algún proceso judicial, casi siempre vinculados a temas de pequeño contrabando, conocido en la época de la postguerra como estraperlo.

Precisamente fueron las dificultades y las carencias en las necesidades más básicas de aquella época, que en muchas ocasiones se transformaban en hambre, lo que empujó a muchas personas al estraperlo. Un tiempo del ‘pan negro’ de las cartillas de racionamiento, de colas para conseguir aceite, arroz o azúcar, a las que Celso Emilio fue sensible como poeta y como procurador.

La Praza da Pedra, que descendía hasta el arenal por un lado y hasta el barrio de O Berbés por otro, se convirtió ya en el siglo XVII en un destacado punto de la localidad.  Aquí se celebraba el mercado, pero también era el lugar de reunión de los vigueses en el que antiguamente se trataban los asuntos de la villa, ya que en aquella época aún no había adquirido el título de ciudad. Con el paso de los años, su función comercial no ha desaparecido, sino que ha ido evolucionando. A los productos llegados de ultramar, como el café o el tabaco, se fueron sumando otros y todavía hay espacio para los productos artesanales y alimentos típicos de la zona.

La historia del estraperlo es la crónica de la supervivencia. Una historia que definió no solo las vidas de una generación, sino también la literatura de una época, que el poeta gallego asumió como propia. Así lo refleja en uno de los poemas más conocidos de Longa noite de pedra:

Si é túa a miña noite,

Si choran os meus ollos o teu pranto,

Si os nosos berros son iguales,

Coma un irmáu che falo.

 

 

©2021 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



    Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

    Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

    ¿Olvidó sus datos?