2.10.2020. Ana Pérez Carrera ejerce la procura desde hace 10 años en los juzgados de Porriño, Tui, Ponteareas, Vigo y en la audiencia en Pontevedra. Trabaja desde su casa de Cela, Mos, donde compagina sus horas de despacho con el cuidado de sus dos hijos de 7 y 2 años. Desde el establecimiento del estado de alarma el pasado mes de marzo, y ahora con la nueva normalidad, la conciliación familiar y laboral se ha vuelto más complicada. “Me gustaría una red de procuradores en el Colegio para impulsar la conciliación”, explica Ana.

P. ¿Desde cuándo ejerces la procura?

R. Desde finales de 2009. Estudié derecho, pero enfrentarme a los clientes no era lo mío. Opté por ser procuradora porque es una profesión en la que tienes más contacto con profesionales. Prefiero estar en la parte de atrás, para mí es más llevadera y, además, te permite compaginar mucho mejor la vida familiar con la profesional. Aunque es una profesión que requiere mucha concentración, memoria… tenemos mucha responsabilidad. Independientemente de la conciliación.

P. ¿La procura es una profesión que permite una conciliación real?

R. Sólo en el sentido de que no tienes que recibir a clientes o tener un despacho abierto al público. Posibilita que puedas trabajar desde casa y adaptar tu horario de trabajo a tus necesidades, en mi caso, ahora mismo cuidar de mis dos pequeños. Por la tarde, los puedo ir a buscar al colegio y a las actividades. En otro trabajo sería imposible.

P. Desde la irrupción de la Covid-19 te has encontrado con más dificultades para compaginar este cuidado con tu trabajo diario.

R. Sí. Mis cuñadas trabajaban durante el estado de alarma y mis suegros son personas de riesgo. No puedes llevar a los niños porque no sabes si pueden contagiar o no. Este verano ha sido muy complicado. Estás trabajando y te demandan atención, es difícil cuando no tienes apoyo en casa de familiares o profesionales.

P. ¿Cómo os organizáis en casa para poder mantener vuestro ritmo laboral?

R. Por las mañanas me levantaba temprano, preparaba el desayuno y volvía al despacho que tengo habilitado en el ático con una zona de juegos, así los veo mientras trabajo. Después de comer, mientras duermen la siesta, aprovecho para trabajar de nuevo. Cuando llega mi marido, él se encarga de la cena, y es el momento del día en el que aprovecho para trabajar plenamente concentrada. Se trata de adaptarte y mover continuamente tu planning. Ahora que ya han empezado las clases, es un alivio porque puedo trabajar toda la mañana, pero en verano ha sido duro.

P. ¿Has visto resentida tu actividad este verano por estas circunstancias?

R. Por suerte no. Los señalamientos comenzaron a partir de junio y yo tengo que agradecerles a mis compañeros que siempre han estado cuando los he llamado para echarme una mano cuando necesitaba ir a los juicios, recoger notificaciones en el Colegio o cualquier otra gestión que necesitara.

P. Esta situación provocó que realizaras una propuesta en el Colegio, ¿cuál fue?

R. Hice una propuesta en el Colegio para intentar crear algún sistema de apoyo entre profesionales que impulse la conciliación. Lo que me gustaría y necesitamos sería crear una red de ayuda que señalara a personas que tengan problemas de conciliación para contar con el apoyo de profesionales que me permita hacer mi trabajo. Ayuda remunerada, en cualquier caso. Esta propuesta llamó la atención en el Colegio, pero de momento soy la única que se encuentra en esta situación.

P. ¿Crees que se podría implantar en un futuro?

R. Sí, son medidas sencillas: contar con un censo de procuradoras madres para asignar a compañeros que las sustituyan, o hablar con el coordinador de los juzgados para que la exima de estar presente en el juicio, donde no tenemos tanta necesidad de presentismo. Máxime ahora mismo con la situación en la que nos ha puesto el coronavirus. Si estás enfermo, o te aíslan por que hay un positivo en clase de tus hijos… simplemente buscar que en estas situaciones exista un compañero te sustituya presencialmente.

P. ¿Cómo valoras la habilidad de agosto?

R. Tuvimos notificaciones, pero creo que haya sido positivo. Si la mitad de los funcionarios están de vacaciones no tiene utilidad. Entraban entre 4 y 7 notificaciones a la semana cuando lo normal son 10 o más en un día y los procedimientos seguían sin moverse. En mi opinión, es más útil que todos nos vayamos de vacaciones (abogados, procuradores, funcionarios, jueces…), excepto los juzgados de guardia, por supuesto, y volver a la vez. Pienso que ayudaría a descongestionar la Justicia.

0 Comentarios

Contesta

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

©2020 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?