03.06.2019. Emilio Álvarez Pazos lleva 25 años ejerciendo como procurador colegiado en Vigo y como mutualista. El próximo viernes es uno de los siete profesionales que recibirán el reconocimiento del colectivo por sus años de servicio. “Un buen procurador ha de ser organizado y diligente. Somos la pieza clave entre el cliente y el letrado”, señala Álvarez Pazos.

¿Es optimista sobre el futuro de la profesión de procurador?

Cuando empecé hace 25 años ya anunciaban nuestra desaparición. Hoy siguen diciendo lo mismo y seguimos aquí, aunque cada vez más arrinconados. Las reformas legislativas de los últimos cinco años, como la supresión de los juicios de faltas en los accidentes de tráfico, nos han hecho mucho daño. En el ámbito de los seguros, que centra buena parte de mi actividad, el trabajo descendió muchísimo, aunque en el mes de marzo hubo una nueva modificación legislativa que puede favorecer para que estos procedimientos vuelvan a entrar en los juzgados y la carga de trabajo volvería a repuntar.

¿Es clave el procurador en la gestión de la Justicia?

Los procuradores somos fundamentales. Y es necesario que la Administración de Justicia nos vea así.

¿Por qué son fundamentales?

Somos la principal pieza de interlocución entre el cliente y el letrado con los juzgados. Temperamos la relación para que todo vaya bien entre ellos.

¿Cuál es el mayor reto al que se enfrenta la profesión en la actualidad?

Con la ley Ómnibus puedes ejercer de procurador en cualquier parte, lo que te obliga a planificarte y a estar todo el día corriendo.  Esta legislación provocó también la llegada de una avalancha de profesionales, fundamentalmente de grandes despachos de Madrid, que tienen muchos acólitos trabajando que les hacen el trabajo por cantidades probablemente inferiores a lo que marca el arancel. Una clara práctica de competencia desleal y que perjudica a la profesión.

¿Qué cualidades debe tener un buen procurador?

Ser organizado y diligente. Cuando empecé, Cristina me dijo que con organización y buenas piernas era suficiente. Y tenía toda la razón. Antes corríamos muchísimo porque había mucho papel. Ahora no lo hay, pero es necesario tener organización y buena vista para estar todo el día delante del ordenador. Y también don de gentes. Hay que saber llevarse bien con todo el mundo.

¿Qué rol debe desarrollar el Colegio en el día a día?

El que desarrolla hasta ahora está bien, especialmente con iniciativas como la creación de la nueva página web y el fomento de la prensa, que me parecen una idea muy buena. Es necesario visibilizar la profesión y hacernos valer puesto que nuestra importante labor es desconocida, cuando no incomprendida, por la mayoría de la población. Debemos arroparnos entre todos y seguir defendiendo la profesión como colectivo.

 

1 Comentario

Los comentarios están cerrados.

  1. […] durante 25 años como parte del colectivo y de la mutualidad de Bernardo Alfaya González, Emilio Álvarez Pazos, Rosario Díaz Moure, Ángeles González Rodríguez, Carmen Sánchez Fernández y Francisco Vaquero […]

Contáctanos

¿Tienes alguna duda o pregunta? Escríbenos y nos pondremos en contacto lo antes posible



Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y términos del servicio de Google.

©2020 Ilustre Colegio Procuradores Vigo. Todos los derechos reservados. | Aviso legal | Política de Cookies | Privacidad

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?